Cuéntame tu historia.

Me gusta conversar mucho.  Me encanta conocer nuevas personas y escuchar su historia. Creo que cada ser humano tiene una cajita de pandora en su interior. 

Hace unos días estuve conversando con un grupo de damas en la escuela de ballet de mi niña, cada vez que iba me sentaba a escuchar y a opinar en distintos comentarios relacionados que se traían a conversación. En una ocasión una de las madres emocionada dice que el doctor ya le dio luz verde para ejercitarse. Realmente ese comentario me sorprendió, nunca la vi enferma o con una actitud deprimente.  Esa joven madre siempre estaba alegre y con mucho entusiasmo por la vida.  Al no comprender el comentario me acerque y le pregunte si algo le estaba pasando, muy tranquilamente me expresó que era sobreviviente de un cáncer de mama.

¡Dios! realmente me sorprendió.  He visto tantas personas morir de cáncer en estos últimos años que pensaba que una persona con este mal estaría en su casa, postrada en una cama y despidiéndose del mundo.  Pero eso no fue lo que vi  en esa joven madre, todo lo contrario, llevaba a su niña al ballet y allí se quedaba para conversar, cuánta valentía y cuánto deseo de vivir tenía esa joven mujer.

Recuerdo haberle preguntado cómo fue que superó toda aquella situación y simplemente me dijo, continuar viviendo como si todo estuviera bien, como si no me hubiese enterado de nada, dando lo mejor de mí  cada día, brindando siempre una sonrisa a mi familia y confiando en Dios.  Nunca me sentí enferma, nunca deje de hacer lo que siempre hacía, no deje de amar a los míos, no deje que la tristeza se adueñara de mi y nunca le di permiso a la falta de sueños.  Siempre espere lo mejor y lleve mi tratamiento al pie del doctor.

¡Realmente era digno de admirar!  En el tiempo que estuve conociéndola en los encuentros de ballet nunca imagine que estuviera pasando por esta situación.  Siempre la vi con una luz en el rostro y con ánimo de vivir.

Amigo lector, con esto solo quisiera decirte que todos tenemos una historia que contar.  Todos hemos pasado por momentos difíciles y nos hemos sabido levantar y resurgir con más entusiasmo a la vida.  Algunos cuentan su historia de fracaso en los negocios, otros de fracasos en el matrimonio, otros de fracasos familiares, pero todos tienen algo que los mantiene de pie y los motiva a seguir con fe su día a día.

Todo lo que te acontezca, sea lo que sea, por extraño e inesperado que te resulte: un dolor, una ingratitud, un despido, un divorcio... que no robe tu paz; que en tu fe, tú seas siempre superior a ello.

Me gustaría que pudieras fijarte en algo, eso mismo que te pasa, terrible, ininteligible, eso, por muy doloroso que sea, por muy intolerable que parezca, todo pasa. Ahí está puesta nuestra esperanza en que todos nuestros sufrimientos, pasarán y pasarán pronto.

Lo único que no se muda, lo único que dura por siempre es el Amor. Solo te puedo invitar a saber esperar. Esperar contra toda esperanza. Esperar en los momentos de mayor abatimiento.  Ese esperar admirable, nacido solo de una fe viva; ese esperar heroico, callado y perseverante; ese esperar, ese es el secreto de una vida auténtica y humanamente madura.

Cuánto crece la persona cuando escucha la historia de otros que han sabido levantarse de situaciones difíciles y han vivido contra toda falta de esperanza una vida auténtica y feliz.  Son muchas las historias que encontramos de personas que cuando estaban en la nada, en plena oscuridad, encontraron su razón de vivir y hoy son admirados.

Esas historias son las que mueven a la humanidad. Y hoy quisiera darte este espacio para que seas tú mismo con tus palabras quien nos cuente tu propia historia.

Este espacio es solo para usted. No dejes de decirle al mundo: ¡Sí se puede!

 

 

Con cariño,

 

Alexandra Liberato

 

Artículos de interés:

Tú Grandeza!

El Gran Poder

Una luz en la oscuridad

Te gustaría ser Feliz?

LO SABIAN ?? Esta es una de las historias más tristes de Hollywood.

El día después del milagro

No acumules sentimientos, déjalos fluir

 

 

Visto: 822

contacto

El servicio es lo que engrandecerá tu vida. Puedes contactar conmingo a través de las siguientes vías:

Email: alexandra@alexandraliberato.com

Teléfonos: 829-305-5892