Una luz en la oscuridad

Hace unos días tuve el honor de encontrarme con un gran Líder "Miguel Angel Cornejo", y desde entonces no dejo de aprender de él.

Cuando te levantas y empiezas a buscar el camino hacia la realización de tus sueños aparecen luces en el camino que te van guiando por el buen sendero.  Solo es necesario que tomes la decisión y comiences a trabajar en eso que tanto quieres, en eso que realmente te apasiona y llena todo tu ser de esperanza. Eres tú mismo el que con tu actitud logras ir abriendo poco a poco las puertas que te conducen a la realización de tus sueños.

Tus obras serán tan grande cuanto más grande sea tu Fe. Todo está en tu actitud y en tu deseo de hacer el cambio hacia una mejor vida.

No tengas miedo por las veces que caigas porque en cada caída recoges una nueva enseñanza. Cuando tienes la actitud correcta todo es mucho más sencillo.

Quisiera compartir contigo este artículo de Miguel Angel Cornejo, porque siendo él un gran líder sus palabras inspiran a la grandeza del ser.

Una luz en la oscuridad

fe y esperanzaCuando joven me pregunté: ¿cuál sería el sentido de la vida? Mis padres me dieron a su entender lo mejor; me decían: “Estudia, trabaja, ábrete paso en la vida para que seas un hombre de bien, edúcate para que tengas lo necesario para vivir”. No los critico, sé que hicieron lo mejor por mí, pero me pregunto: ¿habré nacido para ser o para tener? Y con esta preocupación un día me dormí y a media noche una luz me despertó y escuché cómo se enfrentaban mi parte de querer ser con mi parte oscura que solamente pensaba en tener. Te narro a continuación una noche de angustias, de juventud, de lucha, de sombras y luz:

 —Despierta, eres un ser humano, heredero de la expresión máxima del Creador, naciste para ser grande y trascender. Nunca antes ha existido alguien como tú, en ti viven miles de generaciones, en este momento eres la expresión máxima de la inteligencia universal.

A lo que la oscuridad de mi ser respondió:

—Duerme, la vida no tiene sentido, es absurdo, todo lo que nace está destinado a morir. La vida no tiene razón de ser, es mejor no inquietarse en luchas que solamente acabarán contigo, ten gozo y complacencia y deja que otros se preocupen por la inutilidad del vivir.

La luz de mi conciencia me increpó:

—Qué acaso no te das cuenta que no naciste fruto de la casualidad, que recibiste una misión que cumplir y no te puedes ni te debes dormir. Tienes un llamado al que debes acudir, un compromiso generacional, debes sumar tu vida en la construcción de un mundo mejor, heredando una generación superior a la que encontraste al llegar a la vida.

La sombra de mi conciencia respondió:

—Calma, date cuenta que los demás existen con el solo fin de complacerte, goza la vida y deja que los otros te halaguen y te ofrezcan lo mejor, tú estás aquí solamente para disfrutar.

La parte iluminada de mi conciencia no se dejó seducir y contestó:

—Naciste para amar y tu naturaleza te reclama el gozo de ser, tu plena realización, desarrollando la máxima expresión de tus potencialidades. Y solamente lograrás el infinito placer de ser a través de dar lo mejor de ti, te hará disfrutar intensamente la aventura de vivir y recibirás la más profunda de las satisfacciones. El saber que tu vida sirvió para que algo mejorara, para que el mundo cambiara, sentirás la virtud de la trascendencia.

La parte oscura reclamó en tono irónico:

—Y ese sueño imposible, ¿cómo se logra? Son locuras, utopías, ideales que no sirven para nada.

Y luz y oscuridad entablaron el duelo final:

—La droga es satisfacción.

—No, la droga embrutece, hace del ser humano un desecho, es la imbecilidad del ser.

Agregó la oscuridad:

—El aborto es la solución.

Y la luz protestó:

—Comprende que el aborto es el más infame de los asesinatos, privar de la vida a un ser inocente que nunca tendrá la opción de decidir.

La oscuridad persuadió:

—El ser humano está para gozar.

Y la luz sentenció:

—El ser humano existe para sumar sus valores en la evolución de un mundo superior.

Finalmente mi parte oscura en un último intento reclamó:

—Renuncia a todo y disfruta, no seas tonto, no te comprometas.

Y la luz sin dar tregua respondió:

—No, tu vida es plenitud más allá de un gozo temporal. El amor lo dará todo, es la esencia misma de tu ser, a través de él lograrás tu máxima expresión. Encontrarás la plenitud de la felicidad a través de la lucha por alcanzar estrellas, logrando imposibles manifestarás la grandeza de tu ser. Eres en esencia amor y libertad.

Y prosiguió la luz:

—Cuando te des cuenta que pudiste salvar a un niño abandonado, que acompañaste en su soledad a esa pobre vieja olvidada, que saciaste el hambre y la angustia de ese miserable, de haber rescatado a esa pequeña con rostro triste de la prostitución, conocerás entonces el gozo de la plena realización. Porque recibiste en tu hogar a ese hijo no deseado, que salvaste del asesinato a ese pequeño del aborto, que comprendiste y rescataste a ese amigo de la drogadicción, sabrás lo que es el gozo de la plena realización. El haber alentado a ese campesino en su lucha social y haber apoyado a ese trabajador ante la injusticia de la explotación, sentirás el gozo de la plena realización. Cuando tu labor sirvió para crear riqueza que erradicara la miseria, cuando tu vida la consagraste por lograr la democracia y la libertad, conocerás finalmente el gozo de la plena realización, te darás cuenta de la belleza de comprometerse a vivir.

Y aquella pequeña luz de pronto me irradió y sentí que me envolvía señalándome un solo sendero sin oscuridades. Decidí transitar por él y me convencí que solamente dando lo mejor de mí podía fructificar, que solamente matando mi egocentrismo podría vivir. Estoy seguro que el mundo podrá evolucionar en la medida que podamos agregar nuestra existencia a la bondad universal; que nuestra vida no sea una chispa fugaz en el tiempo, sino una antorcha que ilumine al mundo que nos rodea y que viviremos eternamente a través de las nuevas generaciones. Decidamos dejar nuestra esencia a través de una caricia, de un consuelo, del apoyo al débil, de nuestro grito de protesta ante la injusticia, aportando nuestra existencia al servicio de la paz, siendo parte de la gente nueva que necesita el mundo, demostrando nuestra capacidad de amar, trabajando incansablemente por los desposeídos, amando sin límites a todos los que nos rodean, dando lo mejor de nosotros para bien de la humanidad. Con ello, así seremos una nueva civilización que fecunde al mundo, demostrando que tenemos la capacidad de comprometernos a realizar plenamente nuestro ser, que estamos dispuestos a asumir nuestro compromiso histórico ante el amor y la libertad. Y estoy seguro que Dios en su infinita sabiduría se mostrará complacido ante la fuerza y decisión de esta nueva generación, que ha decidido vivir iluminando su creación.  (Miguel Angel Cornejo. Libro: Metáforas y pergaminos de la Excelencia).

Espero que esta lectura pueda ser una luz en tú vida. Recuerda compartir las cosas que puedan  engrandecer e iluminar otras vidas.

Con cariño,

Alexandra Liberato

 

Visto: 1222

contacto

El servicio es lo que engrandecerá tu vida. Puedes contactar conmingo a través de las siguientes vías:

Email: alexandra@alexandraliberato.com

Teléfonos: 829-305-5892