Era de la Sabiduría

Historia del cambio

Ante todo el ser humano es la fuerza motriz de todo eje, todo gira alrededor de la capacidad del hombre de realizar, interpretar y analizar los campos del conocimiento haciendo de esto el esplendor de su capacidad de lógica.

 

Es cierto que cada época trae consigo enseñanzas y aprendizajes que se van adquiriendo y desarrollando con el tiempo, pero bien es cierto, que todo estos conocimientos tienen el uso ineludible del ser humano.  No podemos dejar atrás la fuerza y capacidad del hombre de adaptarse al cambio, pero mucho menos podemos aplazar su persona por maquinas industrializadas y tecnologías de punta, porque bien es cierto toda esta revolución trae consigo al hombre como eje central de su operación.

No podemos olvidar el tan importante papel que  tiene el ser humano en cada Era de la historia.

 

La capacidad del hombre para transformar la historia es única, no se puede pasar por alto esta información sin antes hacer el análisis de cada etapa.

 

En la historia del hombre se han vivido varias épocas de desarrollo. A continuación se mencionarán de manera superficial estas épocas, pero haré mayor énfasis en las dos últimas.

 

Las cinco grandes eras de la humanidad:

  1.                   La Era del cazador-recolector
  2.                   La Era de la agricultura
  3.                   La Era industrial
  4.                   La Era del trabajador del conocimiento y de la información
  5.                   Y La Era de la sabiduría o Era de la Persona.

Se ve fácilmente como el hombre interviene directamente en las dos  primeras Eras.  Ahora bien,  en la Era industrial el hombre es aparentemente desplazado por las máquinas industriales. La contribución más importante del siglo XX, es indudable el beneficio de la industrialización, con este hecho se multiplicaba por cincuenta la productividad del trabajador manual en la fabricación.

 

Para el siglo XX el activo más valioso sin duda alguna era el sistema de producción (maquinarias y equipos). En esta época el hombre era necesario pero fácilmente reemplazable.  Existía la creencia de que el crecimiento  productivo y económico de una empresa estaba en mantener el control y la dirección de las personas.

 

El hombre pasa a estar en el segundo plano dentro de las empresas, era más una cosa que una mente capaz de generar pensamientos productivos dentro de una organización.

 

A finales del siglo XX se comienza a ver un cambio dentro del sistema industrial. Se inician numerosos estudios de mejoras dentro del sistema empresarial.

 

Es aquí donde se comienza a notar la importancia del hombre dentro del sistema productivo.

 

Se considera al hombre un ser generador de conocimientos y de información capaz de producir.

 

Peter Drucker, uno de los principales pensadores denuestro tiempo en el campo de la gestión, lo expresa así:«Dentro de unos cientos de años, cuando la historia de esta época se escriba desde una perspectiva distante, es probable que el acontecimiento más importante para los historiadores no sea la tecnología, ni Internet, sino un cambio sin precedentes en la historia de la humanidad. Por primera vez -literalmente- hay muchísimas personas que pueden elegir y su número crece con rapidez. Por primera vez tendrán que auto-gestionarse. Y la sociedad no está preparada para ello».


Para el siglo XXI la era de la industrialización  pasa a ser desplazado por el conocimiento de los trabajadores y la capacidad de productividad de estos.

 

Hoy en día las empresas están entendiendo la importancia de creer en la gente. Una empresa que hoy quiera ser competitiva debe poseer un personal que se sienta comprometida con ella, ya no basta con tener las mejores maquinarias y herramientas de trabajo, de tener los insumos de primera, de trabajar con sistemas de tecnología de punta.  El ser humano es el talento idóneo para las operaciones dentro de una empresa, las organizaciones que aún no han comprendido este sentir siguen buscando cómo resurgir en este tiempo de crisis. 

 

En medio de esta Era de transición donde el ser humano es el foco central de todo desarrollo, tanto industrial, económico y social, se ve la necesidad de que el hombre sea un ser capaz de gestionar su propio conocimiento.

 

El hombre toma un rol importante en el desarrollo económico y pasa a formar parte de los activos de valor dentro de la empresa. 

 

Ya no basta con ser capaz de cumplir órdenes, ahora se inicia la Era de que el hombre sea capaz de analizar y dirigir su sistema de información productiva.

 

Tomado del libro: El Hombre como Generador de Cambios.  Alexandra Liberato, 2011

 

Con cariño,

Alexandra Liberato

Visto: 855

contacto

El servicio es lo que engrandecerá tu vida. Puedes contactar conmingo a través de las siguientes vías:

Email: alexandra@alexandraliberato.com

Teléfonos: 829-305-5892