La Fórmula para Vivir Alegres

Parece una utopía crear una fórmula para vivir alegres.  El sólo pensarlo suena como algo inalcanzable, un simple cuento. Pero no, te puedo asegurar que se puede vivir alegre aún en medio de los acontecimientos diarios que se nos presentan, tú puedes elegir el cómo vivir.  La infelicidad es creada por el mismo hombre, entonces, si el hombre tiene capacidad para crear sus desdichas no tiene esa misma capacidad para crear su propia alegría.

La decisión es tuya, vivir una vida a medias (mediocre) o vivir una  vida en plenitud (alegre).

Aquí la fórmula ya experimentada de elegir vivir alegres a pesar de las adversidades.

1) Creer.

Creer es un don y solo tú lo puedes crear. Para empezar a vivir alegre debes creer en ti, en lo que eres, debes amarte y con este amor que sientes por ti empezar a creer en lo valioso y especial  que eres. Tú no estás aquí por casualidad, tu naciste para ser grande, valioso e importante, pero esto lo debes creer.  

En base a eso que empieces a creer verás tú  vida.  No importa la circunstancia por la que estés pasando, si es una enfermedad, una separación, una pérdida de algún familiar, no importa lo que sea, está en ti creer que esto que está pasando te puede hacer más grande. Tu puedes elegir si quedarse sufriendo una vida desdichada o levantarte tomar aire fresco y comenzar a vivir una vida basada en tu propio Ser. 

Nuestra mente es capaz de crear lo que creemos, es así, haz un simple ejercicio: levántate hoy y piensa que es el mejor día de tu vida, que hoy nada ni nadie te robara tu paz.  Piénsalo continuamente, repítelo en todo momento y será así. Por el contrario, si te levantas y lo primero que dices hoy no es mi día,  todo lo que no te gusta se te presentará porque ya lo anunciaste y ellos obedecen tu elección.

Levántate tu puedes vivir alegre, pero debes creerlo

2) Confiar.

Actualmente se está viviendo una crisis de confianza y existen algunas fórmulas equivocadas hacia la felicidad que han desatado en nuestra generación una situación de estrés que amarga la vida. Debes reiniciar tu cerebro, si así como suena, reiniciar como si fueras un programa computacional, sí tu eres una gran computadora, tu cuerpo y tu cerebro trabajan como un programa de computadora. Debes reiniciar y  volver a confiar en ti como cuando eras un niño, confiar en la gente.  Que logras con buscar siempre lo peor en todo, si algo no te agrada simplemente déjalo no te hagas daño, aprende a soltar.  La confianza es un don, debes confiar en que todo saldrá tal y como lo planeaste, recuerda que nuestra mente obedece a nuestras creencias.

El estrés nos está matando, está desarrollando más y más enfermedades cardio y cerebro vasculares. Aprende a confiar en ti y en los demás.  Todo tiene solución.

3)  Despojarse.

Con cuánta carga anda el hombre de hoy, sobre todo emocional. Como seres humanos somos muy dados a tomar cargas que no nos corresponden y/o a echarles nuestras cargas a otras personas. Preocupaciones, enfermedades, problemas sin resolver, deudas, conflictos, trabajo, dinero, estudio, pareja, rencores, malentendidos, y una muy especial: la carga del pasado.

Es hora de soltar esa mochila que estropea tu espalda, aprende a vivir cada momento, tienes que aprender a renunciar a eso que te hace daño, despojarte de aquello que no te agrega valor. Para qué seguir cargando años tras años con penas y sufrimientos que ya quedaron en el pasado.  Al parecer al hombre de hoy   le encanta sufrir y muchas veces crea su propio sufrimiento, es como si no pudiera vivir feliz.  Somos tan dados a sufrir que cuando se viven dos días de paz creemos que no es cierto y empezamos a buscar la forma de hacernos infelices. Ver el artículo Cuál es tu carga

Para que un computador trabaje rápido y ligero debe limpiarse constantemente de esos programas que solo ocupan espacio y entorpecen su funcionamiento, así el hombre debe aprender a renunciar a todo aquello que ocupa espacio y entorpece las funciones del cuerpo.

Hay que despojarse, dejar atrás y comenzar de nuevo. Reiniciar tu vida, reprogramar tu cerebro hacia una nueva vida basada en tu propio ser.  

Hoy es el día en que debes renunciar a esa carga que poco a poco te ha ido robando las fuerzas, nublando tu futuro y alejándote de tu propósito.

4) Disciplina.

Ya  hemos visto  tres de los cinco pasos de la fórmula de la alegría y cuando empieces a ponerlos en práctica estarás viviendo la realidad para la que fuiste creado. Ahora debes crear el hábito de creer, confiar y despojarte.  Cuando veas que una situación te está llevando por el camino contrario a la felicidad recuerda volver a creer en ti a confiar en que puedes ver otras opciones y a despojarte de lo que te puede entorpecer el camino de la alegría.

Crea la disciplina, levántate cada mañana y  piensa en que ese es el mejor día de tu vida, confía en ti y en los tuyos, renuncia al sufrimiento y da gracias por la vida. 

5) Servir.

Este es el último paso de esta fórmula pero no el menos importante. Por qué  el último?  porque no se puede dar lo que no se tiene.  Para servir hay que tener un corazón alegre.

Cuando hayas conseguido vivir la vida con alegría empieza a enseñar a otros a vivirla también, inicia a dar lo que ya tienes y la vida te sonreirá. Dios obra grandemente en corazones abiertos.

Con cariño,

Alexandra Liberato

Visto: 970

contacto

El servicio es lo que engrandecerá tu vida. Puedes contactar conmingo a través de las siguientes vías:

Email: alexandra@alexandraliberato.com

Teléfonos: 829-305-5892 

 

DONAR