Una Clase de Amor

Hace unos días estuve leyendo un artículo del autor Mateo Andrés, S.J, que me parecio interesante, el autor mencionaba la historia narrada por Leo Buscaglia en su libro Love.   Leo Buscaglia era sin duda, uno de los mejores pedagogos de Estados Unidos y sin embargo en el estrado se sentía insegurísimo, transido de miedo y dudas, incapaz de dar vida a sus palabras. En esa situación levantó los ojos y vio, allá en la quinta fila, una chica joven, Liani, que con los gestos, los ojos, la atención y el interés, parece que quería absorber todo lo que el profesor estaba diciendo. 

Picture12

Leo recobró la calma, se serenó, alzó la mirada a toda la clase, y pudo ser el que era, el gran pedagogo, Leo Buscaglia. Liani le había salvado, "ella me salvó", confiesa Leo.

Pero, a pesar de sus extraordinarias cualidades de estudiante, Liani no se sentía amada ni en su casa ni  de sus condiscípulos y ¡acabó suicidandose!

A Leo la noticia le sacudió como un rayo. Sobre todo se culpaba de no haber descubierto a tiempo el vacío existencia de su alumna. ¿Qué hacemos?, cuestionaba a sus colegas. ¿Vale la pena gastar tiempo y energías en enseñar cosas a alumnos que lo que más necesitan es precisamente tomar conciencia de su propio valor y aprender a vivir.

Leo inició una clase extrañísima en una universidad norteamericana: una clase de amor.

No quería correr el peligro de otra Liani, y empezó esa clase donde trataba de enseñar a sus alumnas a vivir jubilosamente, a justipreciarse y tomar conciencia de la propia dignidad.

Mis queridos lectores, esto hace ya más de 30 años y hoy seguimos viviendo esta situación, considero que un poco mayor. Hay que volver a tomar el camino del amor, vivir la vida basándonos en el amor propio y en la apreciación humana de lo importante que somos.

Ya basta de continuar viviendo como mendigos de amor. Debemos retornar al principio de nuestra vida y empezar a vivir como niños, dispuestos a amar y ser amados. Tener valía y atrevernos a decir ya basta a los sufrimientos.

Es tiempo de reconocer que eres un ser Unico, Distinto e Insustituible.

Eres Unico: no inferior ni superior a nadie: único. Tienes una misión única, unas cualidades y dones únicos. Tú eres único y eso lo debes comprender y empezar a vivirlo, no hay otro igual a tí. Tus cualidades, tus rasgos, tus dones, tus virtudes, son tuyos y nadie te las puede quitar.

Eres Distinto: No eres ni inferior ni superior respecto de nadie; eres distinto. No eres más o menos listo; más o menos rico; más o menos agradable... que los demás. Todos esos son rasgos que no deben afectar tu personalidad última y profunda.

Eres Insustituible: Nadie es sustituible por nadie, porque tu valor es único.  Lo que tú dejes de hacer nadie lo hará por ti, porque no hay otro igual a ti.

Es tú decisión ahora de empezar a vivir esa vida única y especial que tienes, si tú no tomas la decisión de transformar tu situación actual, qué harás entonces, vivir quejándote o vivir plenamente.

Recuerda que eres: único, distinto e insustituible. Amate por lo que eres y no por lo que tienes o desea tener. El cambio empieza contigo.

 

Si crees que este artículo puede ayudar a alguien más compártelo.

Con cariño,

Alexandra Liberato

Visto: 834

contacto

El servicio es lo que engrandecerá tu vida. Puedes contactar conmingo a través de las siguientes vías:

Email: alexandra@alexandraliberato.com

Teléfonos: 829-305-5892